Las ojeras (esas sombras oscuras que aparecen debajo de los ojos) son un problema común que puede afectar a personas de todas las edades ¡y no sólo estéticamente!

Su aparición puede deberse a diferentes causas, y entenderlas es fundamental para poder combatir este problema. Sabemos que estéticamente no le gustan a nadie, pero para hacerlas desaparecer no debemos solo intentar taparlas a través de maquillaje o de procedimientos estéticos, sino que más bien debemos intentar abordar este tema con nuestro médico si realmente nos preocupa.

Sea como sea, podemos eliminarlas de muchas maneras, y por supuesto si queremos eliminarlas de manera superficial lo tenemos mucho más fácil. A continuación, abordaremos diferentes maneras de hacerlo.

¿Por qué aparecen las ojeras?

Es difícil saberlo con exactitud, pero sin duda uno de los factores más influyentes es la genética. Algunas personas tienen una predisposición hereditaria a desarrollar ojeras debido a la estructura y coloración de su piel, y en dichas personas, la piel debajo de sus ojos es extremadamente delgada, y en algunos individuos, las venas y vasos sanguíneos subyacentes son más visibles, lo que da lugar a la apariencia oscura característica de las ojeras.

La falta de sueño es otra causa muy común de ojeras. No descansar lo suficiente puede hacer que la piel se vea pálida y cansada, permitiendo que los tejidos y vasos sanguíneos debajo de los ojos sean más notorios. Además, la privación de sueño puede provocar la acumulación de líquido debajo de los ojos, creando una apariencia hinchada que proyecta sombras y contribuye a la formación de ojeras. Por otro lado, el estrés también juega un gran papel en todo esto, ya que puede aumentar los niveles de cortisol en el cuerpo, una hormona que dilata los vasos sanguíneos y puede hacer que las ojeras sean más visibles.

Asimismo, el envejecimiento es otro factor importante en la aparición de ojeras; a medida que envejecemos, la piel pierde colágeno y elastina, volviéndose más delgada y translúcida. Esta pérdida de elasticidad y volumen hace que las ojeras sean más pronunciadas, ya que la piel fina permite que las estructuras subyacentes, como los vasos sanguíneos, sean más visibles.

Otro factor a tener en cuenta son las alergias y la congestión nasal, ya que también pueden causar inflamación y dilatación de los vasos sanguíneos alrededor de los ojos, contribuyendo a la aparición de ojeras. Además, frotarse los ojos debido a la picazón o irritación puede dañar los vasos sanguíneos pequeños, oscureciendo la piel en esa zona.

Por otro lado, la deshidratación también puede hacer que la piel debajo de los ojos se vea apagada y hundida, acentuando las ojeras. Cuando el cuerpo no recibe suficiente agua, la piel puede parecer más opaca y las sombras debajo de los ojos se hacen más evidentes. Asimismo, la exposición al sol también puede provocarlas, ya que el exceso de sol puede aumentar la producción de melanina, el pigmento que da color a la piel, oscureciendo las zonas debajo de los ojos. Además, el daño solar puede hacer que la piel se vuelva más delgada, aumentando su visibilidad. Por último, el consumo excesivo de alcohol y tabaco puede deshidratar la piel y empeorar la apariencia de las ojeras.

Métodos caseros.

Las ojeras pueden ocultarse de muchas maneras, y aunque lo mejor sería cuidarlas a través de una buena alimentación, lo cierto es que también podemos contribuir a su desaparición mediante métodos caseros menos agresivos que el uso de maquillaje o los procedimientos de cirugía estética.

Estos métodos caseros consisten en lo siguiente:

Métodos estéticos.

De igual forma, los tratamientos de cirugía estética también pueden ayudarnos a combatir este problema de manera eficaz, a través de los siguientes procedimientos estéticos:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *