Indudablemente, los juegos de azar y, especialmente, los videojuegos, han arraigado profundamente en nuestra sociedad a un nivel que todos reconocemos, y la razón es más que evidente: ¡a todos nos gusta jugar! Pero, sobre todo su éxito se basa en el pensamiento de que todos buscamos ganar algo a cambio durante ese juego, y eso es algo que conseguimos hoy día con cualquier juego ¡es un hecho!

Y es que, aunque los juegos de mesa y las cartas sigan siendo populares, no podemos negar que las apuestas realizadas a través de juegos de azar online y los videojuegos ocupan el primer lugar respecto al ocio en nuestra sociedad. Aun así, este tema, siempre causará polémica, ya que la mayoría de las personas sienten rechazo hacia los juegos de azar y los videojuegos por las consecuencias negativas que pueden traer tras su adicción.

Sin embargo ¡no todo es malo! Los juegos también pueden traer consigo consecuencias positivas si lo pensamos detenidamente, y de eso es lo que vamos a hablar precisamente en este artículo, de sus efectos en el cerebro, tanto positivos como negativos.

Quédate a conocer más sobre este tema a continuación ¡puede que te sorprendas!

¿Qué efectos negativos tienen los videojuegos?

Los videojuegos llevan formando parte de nuestra sociedad muchísimos años, y desde su aparición han sido capaces de entretener a niños y adultos como nunca. Sin embargo, como todo en la vida, si no ponemos límites podemos acabar desarrollando un trastorno muy temido por la mayoría de las personas: la ludopatía.

La ludopatía es un trastorno psicológico en el cual las personas experimentan una compulsión incontrolable por el juego, a pesar de las consecuencias negativas que pueda acarrear en sus vidas. Esto se manifiesta a través de ciertos comportamientos como una clara obsesión por el juego, la necesidad de apostar cantidades cada vez mayores de dinero y del uso del juego como vía de escape de los problemas.

A pesar de que la ludopatía está más relacionada con las apuestas y los juegos de azar online, ésta también puede estar presente en los videojuegos, ya que hoy día también encontramos opciones en los mismos que nos permiten apostar, gastar dinero y ganar premios y recompensas.

Sin duda, la ludopatía es uno de los problemas que más preocupan a padres, parejas, hijos y demás miembros de la familia en todo el mundo, pero por desgracia no es el único problema que acecha tras el uso compulsivo de los videojuegos:

  1. Estimulación excesiva del sistema de recompensa.

Tal y como hemos mencionado, hoy día los videojuegos suelen ofrecer recompensas en forma de puntos, logros y niveles superados, entre otras. Estas recompensas pueden estimular el sistema de recompensa del cerebro de manera similar a cómo lo hacen las drogas, lo que acaba llevando al jugador a una búsqueda compulsiva de recompensas y a una dificultad mayor para controlar el impulso de jugar.

  1. Desequilibrio químico cerebral.

De la misma manera, jugar de forma excesiva puede provocar cambios en los niveles de neurotransmisores en el cerebro, como la dopamina, que está asociada con la sensación de placer y la adicción. La sobreestimulación de la dopamina puede llevar a la necesidad continua de experimentar sensaciones placenteras como el juego, a pesar incluso de las consecuencias negativas.

  1. Impacto en la función cognitiva.

El juego excesivo puede atacar la función cognitiva, incluida la atención, la memoria y la toma de decisiones. De esta manera, la persona que se encuentra en esta situación presentará pérdidas constantes de memoria, dificultad para prestar atención y una toma de decisiones repentina y peligrosa que puede repercutir en su vida y en la de sus seres queridos de forma negativa.

El impacto en la función cognitiva es tal, que también puede causar cambios en la estructura cerebral reduciendo el volumen de materia gris en las zonas asociadas al autocontrol y la toma de decisiones, según algunos estudios.

Consecuencias negativas de los juegos de azar.

Por otra parte, los juegos de azar no quedan atrás ante esta preocupación; cualquier tipo de juego que reciba una recompensa económica como los juegos de azar, pueden causar consecuencias negativas en las personas, y dependiendo de su edad, pueden ser peores.

¡No todo es tan malo, si se juega con responsabilidad!

Ahora que ya conocemos las consecuencias negativas y los problemas que podemos enfrentar al jugar de forma excesiva tanto adolescentes, como adultos, es hora de situarnos de forma neutral para no desarrollar un rechazo inminente hacia los juegos: la clave está en la moderación. Si jugas de forma moderada, podrás disfrutar enormemente y beneficiarte de todas las ventajas que suponen; el problema comienza cuando entendemos que no todos tenemos la capacidad de jugar de forma responsable, ya que, por desgracia, el problema de la ludopatía está presente en muchos de nosotros sin que lo sepamos. Ante todo, lo que queremos decirte con todo esto es que ¡no le temas sin más! Es importante que lo probemos si sentimos curiosidad, y nos observemos a nosotros mismos siempre desde un punto de vista responsable.

Si encontramos, que podemos disfrutar de los videojuegos y los juegos de azar sin que esto afecte a nuestra vida, descubriremos las siguientes ventajas:

A los adultos también nos viene bien jugar de vez en cuando; la vida adulta suele ser bastante aburrida y llena de preocupaciones, y en este sentido los videojuegos se presentan como una vía de escape que nos permite desconectar de forma casi inmediata.

Si jugamos de forma moderada y tenemos cuidado con donde nos metemos ¡no debería haber problema! Al fin y al cabo, como bien saben los profesionales de LOTERÍA LA PIEDAD, siempre que realicemos apuestas seguras a través de portales verificados y legales, podremos evitar las estafas financieras, y además, estos portales suelen tener sistemas de pausa de juego para evitar el juego excesivo.

Para acabar, queremos incidir en la importancia de enseñar a nuestros hijos a jugar con responsabilidad, ya que gracias a ello podremos evitar problemas futuros como el hecho de que nuestros hijos se metan en apuestas ilegales o jueguen de forma excesiva; modelar un comportamiento ejemplar y establecer reglas claras desde una edad temprana es lo más importante, y esto se consigue mediante la comunicación, explicando los riesgos asociados con el juego irresponsable, a través del propio ejemplo que le demos de nosotros mismos, y mediante la exposición de alternativas diferentes a los videojuegos (como deportes, arte o actividades al aire libre). Por supuesto, también es esencial enseñarles sobre el valor del dinero y explicarles cómo administrarlo de manera responsable.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *