Tipos de publicidad en Internet

Tipos de publicidad en Internet

El mundo de la publicidad ha cambiado totalmente de unos años para aquí debido a la aparición de las nuevas tecnologías. Donde antes la publicidad eran los anuncios del periódico, los spots de la televisión o las cuñas de la radio, ahora no son más que compañeros o complementos a los anuncios que se hacen en la red, la gran protagonista. Así, en este artículo, vamos a dedicarnos a conocer cuáles son las formas más destacadas de publicidad que se hacen en internet.

Anuncios a través de correo electrónico

A lo largo de los años vamos facilitando nuestros datos y el correo electrónico para multitud de gestiones, como pedir facturas, hacernos una tarjeta de fidelización o puntos para una tienda a la que nos gusta ir, para las operaciones del banco, etc. Este correo electrónico suele pasar a engrosar las listas de mailing de las compañías, que lo usan para rebotarnos su publicidad y así crearnos la necesidad de hacernos con sus servicios o artículos. En la actualidad, esto se ha perfilado incluso más, de forma que si hacemos búsquedas en alguna tienda online como es el caso de Amazon, esta nos remitirá en los siguientes días algún correo electrónico ofreciéndonos de nuevo el producto que buscamos o incluso otros relaciones o que considera que nos pueden interesar.

La publicidad derivada de las cookies.

En este sentido, a veces seguro que nos llama la atención ver cómo abrimos el correo o alguna página web y nos encontramos en un banner al lado una publicidad o el anuncio de algún artículo que hemos buscado o un hotel en un destino para el que estuvimos mirando precios. Si os preguntáis cómo es que conocen que tienes intención de hacer ese viaje o de comprar ese mueble que estáis viendo, la razón es muy sencilla: por las cookies. Cuando aceptamos las cookies en nuestro ordenador al abrir una página le estamos dando permiso para que genere un historial con nuestras búsquedas, de ahí que las empresas lo utilicen para recordarnos esa necesidad que tuvimos en un momento dado por si podemos finalizar la compra que sondeamos.

El banner.

Este es quizás la más conocida de todas las formas de publicidad que podemos encontrar en la red. Fue la primera que salió, de ahí que se trata del anuncio al que estamos más acostumbrados. Este tipo de publicidad puede ocupar diferentes tamaños o espacios dentro de la página web, en función de qué nos quiere transmitir el anunciante. Pongamos por caso que le interesa que se vea una gran oferta que se hace con un límite de tiempo, pues lo lógico es que reserve un tamaño mayor, mientras que a veces basta con un pequeño recuadro con el logo de la compañía o alguna información relevante para que un cliente que ya la conoce pinche en él. Asimismo, el banner no tiene por qué ser siempre estático, puede incorporar sonidos o movimiento para llamar más la atención del internauta.

Los molestos pop-up.

Quizás por este nombre en inglés no los conozcáis bien, pero si os decimos que son esas ventanas de publicidad que se abren cuando entras en una página y te impiden ver lo que hay debajo, seguro que caéis en la cuenta de lo que os estamos hablando. Soy muy molestas, pero no por ello dejan de ser una forma muy efectiva y que atrae a muchos usuarios. Lo peor es cuando nos cuesta encontrar dónde cerrarlas, especialmente si nos saltan en un dispositivo móvil, cuya pantalla es más pequeña que la de un ordenador.

La publicidad en los vídeos.

Esta es también de esas que no nos suelen gustar, se trata de esos anuncios que se cargan cuando queremos ver un vídeo en la red y que nos obligan a verlos antes de que el deseado por nosotros dé comienzo. En algunas ocasiones tenemos la opción de saltarnos esta publicidad, pero ya cuando han pasado algunos segundos. Aunque sea poco tiempo, no nos apetece esperar, ya que tenemos el concepto de internet como la inmediatez.